circle

¿Por qué la educación en la empresa familiar es la piedra angular de la continuidad?

Las empresas familiares existen en un territorio complejo y dinámico, en el que es necesario coordinar los conocimientos de múltiples profesiones: los temas de propiedad caen dentro del territorio del derecho; los temas de negocios, en el campo de la planificación estratégica y la administración; los temas de familia, en el área de la psicología.

La importancia de la educación para las empresas familiares

Dentro del mundo académico, podemos encontrar todo tipo de carreras, en una oferta cada vez más amplia. Sin embargo, difícilmente uno pueda encontrar una carrera que lo prepare para ser un accionista responsable. Las acciones de una empresa, efectivamente, no vienen con manual de instrucciones.

Las empresas familiares existen en un territorio complejo y dinámico, en el que es necesario coordinar los conocimientos de múltiples profesiones: los temas de propiedad caen dentro del territorio del derecho; los temas de negocios, en el campo de la planificación estratégica y la administración; los temas de familia, en el área de la psicología. En otras palabras, procurar el funcionamiento y la continuidad de una empresa familiar requiere de la colaboración de múltiples profesionales de distintas disciplinas.

Pero, ya que esto no se enseña en la universidad, los miembros de empresas familiares deben recurrir a otros espacios para aprender los conocimientos y desarrollar las competencias requeridas de acuerdo con sus roles.

¿Por qué la educación es tan importante?

Para tomar decisiones informadas, los accionistas tienen que contar con la formación adecuada para participar en las decisiones fundamentales de la propiedad, por ejemplo quiénes son las personas más aptas para representarlos en la junta directiva. Esto implica, al mismo tiempo, conocer la naturaleza y magnitud de los retos que tienen por delante, como empresa y como familia accionista.

En este sentido, la educación es quizá el más importante de los pilares en la continuidad de las empresas familiares. Es fundamental porque, sin ella, la capacidad de reclutar o motivar a los accionistas no es posible. Muchos dueños de empresas familiares, por el contrario, centran su atención en la gestión, en la administración, en todo aquello que se aprende en las escuelas de negocios. Pero pocas de éstas tienen cursos que eduquen a los accionistas a ser mejores accionistas.

Cómo y dónde aprenden las familias

Uno de los espacios donde aprenden las familias es al interior de las empresas familiares, mediante la observación, la participación y a través de programas más estructurados, desarrollados a la medida de las necesidades de la familia accionista.

Fuera de la empresa, por otro lado, también hay fuentes de aprendizaje. Hoy en día, hay cursos organizados por instituciones educativas dictados por expertos, en los que además se potencia el aprendizaje a través de la interacción con familias de todo el mundo.

Uno de los cursos más reconocidos a nivel mundial, orientado a familias empresarias, es el que lidera Iván Lansberg, Founding Partner de LGA, en la escuela de negocios Kellogg, de la Universidad de Northwestern (Estados Unidos). En éste, es central el intercambio entre las familias. Allí comparten sus vivencias, sus retos, y pueden ver sus experiencias reflejadas en otros. Al mismo tiempo, pueden aprender la diferencia entre lo genérico —lo que les sucede a todas las familias— y lo particular —lo que es propio de una familia específica.

Qué aporta la educación al accionista

La educación permite a la familia accionista conocer la verdadera dimensión del reto de la continuidad. Y eso, antes que nada, le otorga un grado de humildad importante para que quiera y pueda seguir aprendiendo.

Al mismo tiempo que comprende la magnitud del desafío, el accionista que se educa aprende que hay caminos para lograrlo, y obtiene las herramientas para involucrarse en el proceso de cambio de una manera constructiva.

Finalmente, pero no menos importante, la educación acerca a los accionistas pasivos a la empresa, aquellos que están distanciados del negocio, convirtiéndose de esta manera en un antídoto contra la apatía de los accionistas pasivos.

Educación para el futuro

En conclusión, la educación es fundamental para las empresas familiares; no solo para las grandes, sino también para las pequeñas y medianas empresas que enfrentan retos muy similares en su proceso evolutivo. Lo central en el proceso de educación es la adquisición de un lenguaje común para planificar y trabajar en servicio de una visión compartida a futuro.

Para quienes quieran saber más sobre la importancia de desarrollar una visión compartida para la continuidad de las empresas familiares, hay un episodio de LGA Lighthouse (en inglés) dedicado a este asunto.

Autores

Servicios relacionados

Elegir idioma

Lansberg Gersick Advisors cumple las reglas de RGPD Confirme que está de acuerdo en recibir nuestros correos electrónicos

Puede cancelar la suscripción en cualquier momento haciendo clic en el enlace al final de nuestros correos electrónicos. Para más información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro website.

Usamos Mailchimp como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, acepta que su información se transfiera a Mailchimp para su procesamiento. Conozca las políticas de privacidad de Mailchimp aquí.